inspiringedu

Inspiring Education. Relato de una relatora

Si te digo que esta tarde voy a un encuentro sobre aprendizaje móvil no te lo crees. Con lo crítica que soy con la tecnología en el aula! Pues eso, quizás deshago falsos mitos y desenmaraño incertezas y razonables dudas. A falta de bola de cristal, tengo tres grandes razones para pasar esta tarde con la gente de CEL Working y amigos. La primera, que conozco a algunos de los promotores del evento y me dan mucha confianza, promete rigurosidad y contraste. La segunda, que se celebra en la escuela Virolai y muero por descubrir el espacio que acoge su labor educativa. La tercera, pues eso de que si no puedes con tu enemigo, únete a él, y en un entorno tecnológico, la educación no puede quedar atrás,… ni yo tampoco.

inspiringeduIsidro Navarro y sus cachivaches me cuentan eso de aprender en cualquier momento y en cualquier lugar gracias a la tecnología, y encima luego fácilmente compartir lo aprendido. Marta Cervera, que hay que dejar que las máquinas recojan datos para que los humanos tomemos decisiones contrastadas. Alba Ramírez nos regala la rotunda afirmación de que hay que vigilar la exposición a pantallas antes de los seis años. Ulla Oyrer añade que con maquinita o sin ella, la emoción es lo que cuenta. Joan Padrós, asumiendo la tecnología como parte ya incorporada en el alumno, y éste como centro de todo aprendizaje. Imma Pulido, le pone chispa humana a todo proceso, y Coral Regí nos deleita con lo empírico de una ya larga trayectoria de convivencia entre tecnología y escuela.

Estoy casi convencida. Con las pantallitas en educación me pasa como con Halloween. Me guste más o me guste menos, ya lo tenemos aquí, así que vamos a intentar encontrar cómo sacarle partido y minimizar los daños colaterales. De momento, mi cerebro necesita agua, movimiento y chocolate, así que me nutro para el aprendizaje y sigo a Joan Padrós a su mesa de trabajo en mi papel de relatora. Ahí se nos une Imma Pulido y un montón de secuaces de variada formación y trayectoria.

Para esta receta tenemos un director de un innovador centro de formación de personas adultas, una profesora de tecnología de secundaria, tres emprendedores en diferentes disciplinas, cuatro docentes de Virolai, y una formadora en neuroeducación. Buenos y variados ingredientes para un buen pastel de conocimiento. Y empezamos a hablar de la conexión entre escuela y empresa, ambos grandes centros de aprendizaje que hay que combinar con otros tan importantes como la familia o la universidad. La escuela no debe pensar solamente en la preparación para el mundo laboral sino en la preparación para la vida, y la vida hará el resto. Emprender es una actitud vital y ésta se puede manifestar en el trabajo, en la escuela, en la familia o en los entornos más próximos.

Se habla de educar dando un punto de partida para que el alumno experimente el proceso a su manera, y esto sirve para alumnos brillantes y para no tan brillantes. Y ¿qué es un alumno brillante? Al fin y al cabo es el alumno que se conoce a sí mismo. ¿Y el docente? Básicamente tiene que tener las competencias que pretende enseñar. Los hay de tres tipos: los hipermotivados, los que están en contra de toda innovación, y los que quieren innovar y no saben muy bien cómo hacerlo. Para estos últimos, necesitamos equipos que sepan acompañar  y animar hacia el cambio, expandiendo lo aprendido hacia otros centros y hacia la comprensión de este gran trabajo por parte de la sociedad. Hay que hacer visibles las buenas praxis educativas, estimular el intercambio entre escuelas y la comunicación con las familias.

inspiringGTY al final hablamos un poco de tecnología, diciendo que hay que evitar que se quede solo en una tendencia y en un recurso-discurso para aumentar el caché de la escuela y que las familias se deslumbren con el brillo de unas pantallas que podrían estar vacías de contenido. En estas estamos cuando nos avisan que hay que volver al hemiciclo y poner en común lo relatado en las mesas. De esta receta ha salido un rico pastel, que aunque delicioso parece que nos ha abierto el apetito. Pero vamos a la mesa, que hay que compartirlo y celebrar.

Los relatores improvisados en fila ante un público dividido entre la profundidad de lo oído y lo dicho, y el cansancio de una larga jornada. Papel en mano como muestra y testimonio quizás de parte de esta brecha tecnológica que nos ha hecho hablar de tecnología menos de lo esperado pero que pone bases para su planteamiento. Relatores hablando de personas, las que educan, las que aprenden, las que nos miran, que a veces son una sola persona. Narrando ideas claves de nuestro propio discurso, ideas que son preguntas, que son caminos y procesos. Educación al fin y al cabo, en estado de interpelación. Educación en estado puro.

Autora: Dámaris Doñate / @labenzinera 

Web del evento: Inspiring Education “It’s time for a new education”.

Save

Save

0 comentarios

Escribe tu comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Agradecemos tu participación.

Deja un comentario